6 B


Se quemaba todo el edificio pero yo no tenia ni siquiera ganas de correr, menos de bajar las escaleras, así que decidí quedarme aquí en mi hogar donde siempre pertenecí y donde parece que encontrare a la muerte, veía como el fuego quería entrar por la puerta y como varias llamas entraban sin permiso, yo inalterable, pensé “fuego”. Entonces me acerque y con esas llamas me prendí mi ultimo cigarrillo, el humo de la puerta se mezclaba con el humo de tabaco que desprendían mis pulmones, mientras se acercaban mis últimos segundos a oscuras solo con la luz del infierno, pensaba lo frustrante que seria que alguien quiera salvarme, quizás alguien entra por la puerta y me ve fumando tranquilo un cigarro y viendo como todo es devorado por el mismo fuego, solamente me faltaba música así que busque en mi habitación el mp3 para irme tranquilo al otro mundo, ¿iré al cielo, al infierno?, en realidad no me importaba pero necesitaba hacer una pregunta, una canción retumbaba sobre mis oídos y veía como el piso de mi habitación empezaba a arder, el calor se hacia insoportable, riéndome comente “¿quien arreglara todo esto?, yo no tengo más dinero”, la verdad me encontraba tranquilo, no tenia miedo, ni ansias, a lo mejor estaba un poco emocionado era un gran espectáculo y yo tenia un lugar privilegiado.
Ya no tenia a donde ir, estaba rodeado así que decidí sentarme en el piso que quemaba, mientras por la ventana vi como si fuera un flash, alguien se había tirado, a lo mejor no tuvo escapatoria, pobre le hubiese invitado un cigarro y prestado algún audífono de mi música.
El fuego acariciaba ya mis pies y empecé a sentir que ya no me quedaba aire por respirar, pensaba que me pasaría primero, ¿de que moriría?, ¿me quemaría o me asfixiaría?, prefería sin duda morirme quemado, pero de repente, ¡pla!, el piso donde yo estaba se quebró, haciéndome caer varios pisos, vaya suerte tuve, ni asfixiado ni quemado, fallecí solamente por haberme caído 6 pisos.

Anuncios

Se cae todo


Se cae todo, debo correr tal vez allí sea seguro, la verdad no sé a donde marchar pero cualquier lugar será mejor que este, el sol naciente iluminara mi destino es tiempo de alejarme de la oscuridad, mis ojos ya cansados necesitan luz que mirar, espero salir antes que todo caiga encima de mí.
Veo carteles que me indican el camino, pero uno llama mi atención sobre el resto “exit”, la puerta estaba trabada maldición, rápido tengo que correr, mis piernas ya cansadas y mis pulmones que piden pido, un poco más cuerpo ya descansaremos seguros en alguna que otra cama, espero encontrar alguna doncella que vele mis sueños, que sienta mi respirar.
Como no me he podido dar cuenta, ya todo cayo, ya estoy desecho veo pedazos de mi cuerpo por todos lados, pero ya no es mi cuerpo, ya se descompone, no queda tiempo necesito marchar, hay una luz hasta ahí iré al menos a reposar.
Y ahora que estoy muerto, ya nadie velara por mis sueños, siempre tarde, tenia que haber salido antes de aquel lugar, si tan solo me hubiesen avisado seria todo tan distinto, pero ya no sirve pensar como hubiese sido porque hoy las cosas son así y no puedo cambiarlas nunca más.
La desesperación del muerto es más viva que la que no ha muerto, ¿a donde llevan ese cuerpo que antes me perteneció?, ¿lo van a enterrar?, no por favor yo quería que me cremen nomás, no eso no, no me saquen mis órganos.
Ahora entiendo, cuando dicen que no hay que hablar con extraños y mejor meterse en su casas y consumir sus drogas, primero se cae el techo, luego estas muerto y más tarde ves como venden tu bello cuerpo.

un extraño beso


Se acerco imponiéndose ante mí y con su boca me robo un beso, un beso que se abrió y perduro varios minutos, minutos en los cuales toda mi atención se concentro en tus labios, en tu lengua, en tu calor, en tu cintura, mi mano se entrecruzaba con tus pelos y cada tanto acariciaba lo suave de tus mejillas, sentía que estábamos realmente solos en aquel lugar, la verdad no me anime a abrir los ojos en el lapso que duro ese magnifico beso que me has robado, sentía el dulce vino en tu boca juntarse con el vino de mi boca, pero esa mezcla sabia mejor que el que antes habíamos tomado de botella, de boca sabe mejor.
Al abrir los ojos, al dejarte ir sentí que hacia mal que tenias que quedarte a mi lado, que teníamos que ir a ver el amanecer juntos, que teníamos que huir pero juntos, huir en otro beso y escaparnos de todo, de todos, de tu YO y de mi YO también.
Luego fuiste distante y me buscaste pero yo pensaba solo en ese beso y seguramente no entendías que me pasaba, que miraba, que escribía, solo pensaba en vos y vos ni te dabas cuenta, es normal, es natural, pero no pienses que pensaba en amor, yo solo siento, experimento las sensaciones y esas son experiencias, son las que hay que disfrutar, haya o no sentimientos, cuando no los hay yo pienso que los hay y los disfruto juego a cada momento con el amor con la tristeza, ya son cosas que hoy controlo y disfruto, pero lo único que me queda por controlar son tus besos, porque ahora ya no los tengo, pero pronto los tendré, yo los sé y vos también.

y despues de tanto


Y después de tanto caminar,
nos encontramos con el mar,
uniendo recuerdos, falsificando
una ilusión que nunca existió

y después de tanto pensar,
nos pusimos a soñar,
viviendo momentos, extrañando
un amor que hace tiempo partió

y después de tanto llorar
nos separamos sin más,
sufriendo el tiempo, malviviendo
y diciendo:
“que nunca paso,
que nunca existió”

Ella


Ella va segundo tras segundo cumpliendo su trabajo, ella debe pasar fichas a cada persona de este mundo, a veces se siente cansada porque nunca tiene vacaciones pero si no fuera por ella el trabajo nunca se efectuaría y es una tarea tan fundamental que no puede parar un segundo, ir de acá para allá, conocer gente para nunca más volverla a ver. Sin duda es un trabajo muy agotador, pero ella va, pasando tarjeta a cada persona, a veces avisa otras veces es misteriosa y sorprende.
Ella vuela entre los vientos y nada en el mismo océano, nunca llora, nunca ríe, no tiene tiempo para esas cosas, solamente se dedica a trabajar. No hay personaje en el mundo que conozca tanto de el, nunca sintió amor nunca se le permitió, los horarios son muy complicados para mezclar ambas cosas.
Encima es un pesar para ella que pocos reconozcan su gran labor, también otro pesar es creer que algunos lo hacen por ella. Que astuta es al no sentir rencor por esas personas, ella no tiene tiempo para el rencor, nunca reniega de su destino solamente lo cumple.
Es tan odiada y temida por muchos, otros la esperan toda una vida y nunca les falla, siempre llega, si siempre llega cuando tiene que llegar para fichar a cada uno de nosotros, ella es la muerte, la dama negra, la parca, tantos nombres le han puesto pero siempre fue ella, no tiene nombre, no tiene tiempo para nombres.