Se cae todo


Se cae todo, debo correr tal vez allí sea seguro, la verdad no sé a donde marchar pero cualquier lugar será mejor que este, el sol naciente iluminara mi destino es tiempo de alejarme de la oscuridad, mis ojos ya cansados necesitan luz que mirar, espero salir antes que todo caiga encima de mí.
Veo carteles que me indican el camino, pero uno llama mi atención sobre el resto “exit”, la puerta estaba trabada maldición, rápido tengo que correr, mis piernas ya cansadas y mis pulmones que piden pido, un poco más cuerpo ya descansaremos seguros en alguna que otra cama, espero encontrar alguna doncella que vele mis sueños, que sienta mi respirar.
Como no me he podido dar cuenta, ya todo cayo, ya estoy desecho veo pedazos de mi cuerpo por todos lados, pero ya no es mi cuerpo, ya se descompone, no queda tiempo necesito marchar, hay una luz hasta ahí iré al menos a reposar.
Y ahora que estoy muerto, ya nadie velara por mis sueños, siempre tarde, tenia que haber salido antes de aquel lugar, si tan solo me hubiesen avisado seria todo tan distinto, pero ya no sirve pensar como hubiese sido porque hoy las cosas son así y no puedo cambiarlas nunca más.
La desesperación del muerto es más viva que la que no ha muerto, ¿a donde llevan ese cuerpo que antes me perteneció?, ¿lo van a enterrar?, no por favor yo quería que me cremen nomás, no eso no, no me saquen mis órganos.
Ahora entiendo, cuando dicen que no hay que hablar con extraños y mejor meterse en su casas y consumir sus drogas, primero se cae el techo, luego estas muerto y más tarde ves como venden tu bello cuerpo.

Sentado junto al arbol del olvido


Sentando junto al árbol del olvido,
donde se pierden mis recuerdos,
esto no es más que un sueño que muere,
o una ilusión hecha trizas, en fin,
un corazón convertido en nada,

Aquí estoy donde nadie me rodea,
donde hablo con la triste soledad,
nadie hoy me cuida,
y no se cuidarme solo,
ya nadie vela por mí,
nadie necesita mi cariño.
en fin soy un corazón convertido en nada.