El lobo y el humano


No hay nada que espante a este lobo estepario las miradas del humano son tan debiles y el las huele morir.
No hay Compania que corra a su par y que sepa decir nada, toda compania rompe el silencio, inutil para la caza.
Y el escucha su corazon y es solo latir, no hay sentimientos en el lobo de la estepa.
Y no tiene misericordia ante dolor alguno de cualquier presa, jamas se lo ha visto llorar.
Las espinas se han clavado sobre sus garras pero nada lo ha detenido jamas.
Es que no hay destino que lo guie, el no sabe donde esta y el no se siente perdido por eso, ¿A dónde podria a ir?
Y yo tan debil, tan fragil, tan humano al fin, me siento perdido debajo de las pisadas de las estrellas.
Cada raza nacio con sus diferencias, pero tan solo una llora por ser.
Ya no miramos el sol del hoy, ¿no te das cuenta que tan poco me importa todo?.
El viento a veces es silencioso y otras veces no, y siempre esta y yo ni lo percibo.
Porque es facil soñar lo que uno quisiera sentir pero …. tan lejano y casi nulo me abraza ese sueño.

Anuncios

el reencuentro de uno mismo.


Ahora es facil seguirte – dijo con los ojos iluminados y los pies llenos de barro.Ya habia cruzado el ultimo pantano sin miedo, siguiendo los rastros.
Podria haber tomado un descanso, hace mucho que ya caminaba, pero aun no estaba cansado de su andar, su fragil andar, vago y distraido con sus grandes ojos verdes iluminados, esperanzados, que no se centraban en ningun lugar, era la manera que elegia para expresar su ansiedad.
Su boca pronunciaba a cada paso el nombre del reencuentro, en una interminable seguidilla, y que tan cerca lo sentia.
Y cuando presto un poco de atencion reconocio un viejo arbol con sus ramas buscando el suelo, un viejo arbol y ahora sabia que quedaba poco.
El barro seco le habia dejado los pies negros, y el sol de tanto caminar, desde la mañana, le habia dejado toda la cara colorada como para que se notasen aun mas sus esperanzados ojos verdes.
Por la cima de los arboles sobre volaba humo, humo con aroma a leña, a leña seca. Al ver de donde venia el humo, noto la chiminea de la casita del bosque de donde salia el humo con quien la brisa se divertia.
Y se acerco a la pequeña casita haciendo ruido con sus pasos, esperando a que ella salga y lo venga a abrazar y se produzca el reencuentro, tan ansiado por el.
El sonido seco de sus pisadas que hacian sobre el pasto se fue atenuando, cada vez mas fuerte, pero la puerta no se abria y nadie de ella salia.
Y viendo que ya estaba a tan solo 4 pasos de la puerta, se dejo caer al suelo, al acordarse de que ella habia partido hace mucho tiempo atrás, ¿como fue posible olvidarlo?
Y nada más queda decir que, sus ojos se oscurecieron y su mente intento volar hasta alcanzarla, hasta ese lugar que nadie sabe donde esta.
Pero ya era tarde, el recien tirado en el pasto nunca pudo hallarla a ella que, había partido mucho tiempo atrás.