Soledad


“Abre los ojos así me podrás ver” era lo que escuchaba todos los días antes de levantarme al principio no entendía quien me lo decía, pero al pasar los días lo entendí, era la soledad misma. Ella pretendía salvarme de vivir en una mentira, de vivir en aquellos sueños que me sentía acompañado con una hermosa mujer cuyos ojos deslumbraban todo y con su aroma llenaba todo lugar de paz.
“Abre los ojos así me podrás ver” y así era, me despertaba y la veía, ¡OH Soledad! Que velas por mí, que me acompañas desde siempre y para siempre, fiel compañera que intentas que no me vuelva loco, me mantienes en la realidad, donde solo contigo estoy, derramando lagrimas.
Recuerdo aquel poema,
“es una mezcla que me puede devorar,
felicidad inexistente, triste realidad,
restos de amor y dolor,
que invaden mi ser.

Hermosa compañera llamada soledad,
a mi lado por siempre estas,
eres la esencia de mi alma,
eres mi despertar”

Tristes palabras para algunos, para mi solo una muestra de lo real, de lo que se siente en lo profundo del alma, donde encerrándome lo veo todo tal cual es.
Si hasta dios le tuvo miedo a la soledad y tuvo que crear un mundo, no es amor, es soledad.
Y hoy nos encontramos más que nunca, yo perdido pero a salvo gracias a vos, te debo tanto, eres mi verdadero amor, sin duda, el único y perfecto amor.

Anuncios

Sentado junto al arbol del olvido


Sentando junto al árbol del olvido,
donde se pierden mis recuerdos,
esto no es más que un sueño que muere,
o una ilusión hecha trizas, en fin,
un corazón convertido en nada,

Aquí estoy donde nadie me rodea,
donde hablo con la triste soledad,
nadie hoy me cuida,
y no se cuidarme solo,
ya nadie vela por mí,
nadie necesita mi cariño.
en fin soy un corazón convertido en nada.