me ves esta vez?


Me ves esta vez?
Mi sombra se puede ir, desaparecer y jamás volver.
Se querrá ir a buscar otro sueño menos oscuro,
Algo que le haga sentir bien.

En mis años oscuros, fue imposible prender una vela y tuve que aprender el camino a golpes y topetazos, la sangre no era roja, era sabrosa!
Yo no era drácula ni lo buscaba ser, sin embargo mi cabeza se estropeaba todas las noches, donde no me acompañaba ninguna de todas las sombras.
Creo que ahora sabes porque no tengo ese miedo, ese miedo a perderse, a hundirse en la oscuridad, no hay nada mas profundo que la tristeza humana, tristeza perfecta de un ser imperfecto.
Huís de acá para allá para intentar safar, pero no podes darle la vuelta, no vas a encontrar ni la puerta, te lo puedo asegurar. Ya fui por todos lados, no se me perdió ni el más mínimo detalle, a ciegas lo descubrí, me encanta el sufrir, tormentosos días de la vida humana, ¿ves? Así es como se compone mi calendario.
Si se cae un árbol sobre tus piernas, te va a doler, pero si ves como fracasan todos tus intentos, el dolor en tu alma será aun peor que el que sufran tus huesos, tu carne y tu piel, ese es el verdadero dolor del que hablo, ese que te hace llorar todas las noches cuando estas en tu sucia cama. Cuando te tapas con las frazadas la cabeza y te auto decís “jamás lo voy a lograr”, no soy fantasma, pero te puedo escuchar, todas las noches lo puedo escuchar.
¿Culpas? A quien le echaras la culpa de tú propia pena, del desangramiento de tu torpe corazón, débil, débil y frágil, débil, frágil e inapropiada para este camino.
No hay razones, ni rezos, ni momentos, nada va a cambiar este infierno.
Elegiste atravesar la puerta, correr por donde nunca antes habías camino y ahora pensas que hubiese sido mejor ir a gatas por el piso, para que todo sea mas llevadero.
Tu vieja y quebrada espalda, discúlpame, pero no fui yo, fuiste vos quien la cargo de piedras, que forma mas entupida de pensar en física.
¿Y aun no comprendes el poder de la imaginación de la mente? ¿No?
Entonces no me digas que sentís estas palabras, que al ingresar por tus ojos rompen todas tus venas de cordura.
Las palabras repliegan en la cima de lo peor de vos, y ahí te ves, demacrado como muerto colgado, como perro muerto en las vías, como esclavo del trabajo.
Terminare mi rezo, ya hice acuerdo con dios, pero lo lamento no podes venir a donde voy a ir yo, si no te gusta todo esto, donde voy menos te va a gustar.
LA OSCURIDAD ES LA PARTE OSCURA DE TUS DIAS.

Subir abajo, el poeta del infierno


No habra ningun problema cuando llegue al cielo, ya le he suplicado a todos los dioses que me rechazen, debo irme al infierno a encontrarme con mi padre, a encontrar con quien me enseño el placer del pecado.
Mi funeral esta arreglado, sera en alguna vieja casa, mi cajon abierto para que todos puedan ver mi cuerpo masacrado, mi cara de horror, mis huesos flacos a la vista.
Flores, rosas negras ya se han encargado, todo tuvo su precio todo lo pague en la vida, porque en la muerte ya no existe dinero que valga, mejor deshacerse de todo, aun veo idiotas con los bolsillos llenos aca en el inferno, todavia tienen esperanza que su inutil dinero pueda hacerlos especiales en el infierno.
Ahora ellos conviven con gente como yo, con lo peor de la tierra con los hijos del demonio, asesinos, alcoholicos y drogadictos.
Si vieran sus caras de terror, lloran como niñas, se arrepienten de sus vidas, solo ellos se arrepienten nosotros estamos contentos, supimos bien elegir al demonio como padre, al pecado como guia.
Nunca pensamos ser mas con maldad, oh no jamas, siempre fue el camino mismo, la meta, la meta como veran es el infierno.
Llantos, provocamos llantos a estas inutiles personas, yo las alejaria del infierno, no son tan malos de verdad son solo titeres, no dan miedo, ya no dan miedo no tienen su dinero, aca el poder es la maldad misma, la herramienta es la mente de uno, no existen otras herramientas, ni existen esclavos, nadie necesita esclavos.
Es mejor humillar uno, a que humille otro por uno, es mejor masacrar uno, a que masacre otro por uno, es mejor siempre asustar, asustar, bu!
Odio es nuestra bandera, nuestra espada la crueldad y nuestro himno la miseria.
Ahi esta el Politico llorando con el empresario echandose culpas buscando manera de escaparle al infierno, ¿se hubieran puesto en vida para escaparle no?, pero no ellos amaban lo que la maldad le daba, el desprecio les encantaba y hoy, hoy lloran los pobres, y miran al cielo y ven las sombras de todos aquellos a los cuales torturaron, a los cuales abusaron y despreciaron, aquellas personas que trataron peor que a como se trata a un animal salvaje.
Ahi esta el Obrero, riendo sin necesitar nada, mirando el horizonte y sientiendo la libertad.
Y abajo, sube mas abajo el hombre de traje negro, de auto que ya no tiene, de casa enorme que ya no habita, y estos hombres se esconden mas, y suben mas abajo, se esconden hasta de ellos mismos y gracias al demonio nos dejan el verdadero infierno a nosotros, a quienes sabemos conservar esto lleno de maldad y crueldad.
Al rojo vivo estan nuestros pecados y ya lo sabes te vamos a esperar…

Por aburrido


Estaba tan aburrido, que aceptaba cualquier idea que pasara por mi mente.

Pensé en tomar una chocolateada así que fui hasta la cocina, abrí la puerta izquierda de la alacena y saque la lata de nesquik, de paso agarre una cuchara del cajón de los cubiertos. Pase por la heladera, agarre la leche y empecé a preparar esa receta que aprendí hace tantos años, en mi infancia.

Todos tienen mil maneras de prepararlo, yo la hago a mi manera, dos cucharadas de chocolate y le voy echando la leche bastante despacio mientras voy mezclando, de esa forma no se hacen tantos grumos. La preparo en diez segundos, la tomo en cinco y la vuelvo a preparar al minuto y esta segunda vez la acompañe con algo dulce.

Ya la había preparado y tomado veces para nuevamente encontrarme aburrido.

Prendí la televisión dure cinco minutos haciendo zapping y no pare en canal alguno por mas de 10 segundos, hace tiempo la televisión se me hizo aburrida. Me dije en voz alta de escuchar música pero al pensarlo me aburrió más, siempre los mismos temas, y si iba a recurrir a la radio era inútil, en ella solo hay vacías canciones.

Pensé en leer, pero tendría que repetir alguna lectura y eso no me iba a divertir.

No encontraba nada en que divertirme, eso me aburría más y más.

Camine de aca para allá con ojos atentos buscando una salvación pero parecía que nada apareciera. En un momento mis ojos se concentraron en un martillo que había dejado el portero y me surgió una idea “destrozar”.

Comencé a divertirme con unos cd-rooms de “la renga” que le pertenecian a mi hermano, él ya no vive conmigo. Bajaba el martillo contra aquellas cosas redondas y cuando el martillo las golpeaba el ruido era seco y cientos de pedazos volaban por todos los lugares, me ríe y pensé bueno después tendré que ordenar así que tendré con que divertirme.

Como toda una discográfica no sacio mi sed empecé a romper otras cosas, le siguieron vasos, platos (también doble unos cuantos tenedores, cuchillos y cucharas). Después el televisor estuvo roto, la video, el aparato del dvd, los parlantes, algunas paredes tenían marcas y agujeros. Portarretratos, botellas, todo lo que estaba a mi alcance estaba al alcance del martillo y eso significaba su perdición, en un momento ya no encontraba nada que romper. ¿Y qué paso? Paso que por la ventana, que estaba con los vidrios rotos, vi un gato negro pasar. Así que me dispuse a Salir por la puerta, que la derribe con unas cuantas patadas, para ir en busca de mi futura presa, el gato se había asustado algo por el ruido que hizo la puerta y dio unos cuantos saltos para finalmente mirar hacia mí, trate de llamarlo con voz calmada – “ven gatito, acércate” – el animal no se acercaba pero tampoco huía, con pequeños pasos me acerque hasta que pude agarrarlo con mi mano derecha. Su pelaje era bastante suave y se veían a simple vista más de una garrapata, en mi cabeza se cruzo el pensamiento de que destrozaría más de una cosa y eso me agrado y solté una sonrisa un tanto macabra.

Lo lleve adentro y lo deje caer en la mesa, con una mato le sostuve desde la mitad de su espalda y con la otra sostenía el martillo, conté hasta tres y sac! Muerto el gato, muertas un par de garrapatas y yo y la casa con manchas de sangre, el animal solo atino a decir un cortado “miau”. Sin poder parar, fue una sensación que salio dentro mió pero muy dentro, no la controlaba era en si un espectador, le daba martillazos a todos los huesos del gato y sentía como se quebraban en varias partes, me alegraba tanto ese sonido, me llenaba el alma, ya no me estaba aburriendo, esta tan contento, tan divertido.

Lo había logrado, por fin lo había logrado.

Los pedazos de la noche


Cuento: los pedazos de la noche
Protagonistas: Sergio y Amanda.

Eran aproximadamente las 12 de la noche cuando Sergio le presto atención al reloj, una aguja se mueve para que las otras se tengan que desplazar, a cada segundo, a cada minuto a cada hora.
El celular lo había utilizado hace 3 minutos para hacer una llamada que nunca fue contestada, Sergio estaba algo furioso, estaba algo harto en realidad y fantaseaba un poco. Se dijo basta y en su cabeza organizo un siniestro plan, sabia que le esperaba una dura condena pero el objetivo lo iba hacer valer.
Tendría que elegir entre ir caminando o ir en auto, pero antes pasaría por el galpón para llevar consigo una hacha hasta la casa de su amada, esa que no le contestaba las llamadas, esa misma que cada día tenia un problema diferente, esa a la cual él la amaba pero que lo hacia sentir como un simple juguete.
Abrió la puerta del galpón, busco el hacha que siempre estaba colgada sobre la escalera caracol. De paso también recogió un martillo y varios clavos de unos diez centímetros.
Metió todo en un viejo bolso, de esos que tienen las tiras en el medio que son como un tubo acostado, y cerró el galpón, después cerró la puerta principal de su casa y ya estaba fuera de ella. Todo estaba listo para partir hacia su objetivo.
Camino varias cuadras, nadie caminaba por la calle, que estaba invadida de niebla, la noche realmente se prestaba para lo que Sergio tenía en su mente. Imaginaba que lindo seria destrozarla en pedazos, clavar alguna parte del cuerpo de aquella mujer sobre el parquet, o colgar su cabeza con alguna soga en el ventilador, prenderlo y que la sangre salpique toda la sala de estar.
Llego hasta la casa de su amada, tranquilamente salto la reja, como perro no tenia, no se escuchaban ladridos, se hizo paso entre el sendero que lo conducía hasta la puerta de madera, la puerta que da al living, saco el hacha del bolso y comenzó a dar golpes sobre ella, su cara era de furia y locura mientras atinaba cada golpe, en la puerta se hizo un gran hueco y Sergio paso él. Se asomo y no había nadie viéndolo, así que decidió ir directamente para la habitación, donde tantas veces la habían pasado tan bien.
Cuando cruzo el pasillo, ahí estaba ella en un rincón sumamente asustada y llorando, las lagrimas caían desde sus ojos hasta el piso, sus mocos en cambio morían en sus labios.
Sergio se acerco a ella, y con una mano la recogió de los pelos y con su mano derecha apresuro el hacha hasta chocar contra su cuello, ella murió al instante pero su cabeza aun no estaba desprendida de su cuerpo así que ahora ya muerta apoyo el cuerpo sobre el piso para que le sea mas cómodo cortarle el cuelo. Golpes y más golpes que manchaban toda la habitación de sangre, también manchaban la cara de Sergio que tenia la furia dentro de él, parecía que era el mismo diablo, su mirada era frenética y oscura.
Cada tanto alguna mancha de sangre se estrellaba contra su cara pero él sentía su atención estaba completamente sobre otra cosa, era todo tan perfecto, había salido tan acuerdo a su plan.
Agarro el cuerpo una vez que logro separar su cabeza y comenzó a cortarlo con el hacha, corto dedos, rodillas, manos y pechos. Sobre el parquet dejo todas las partes del cuerpo como si alguien dejara las piezas de un rompecabezas, las sirenas comenzaron a sonar, Sergio comprendió que le quedaba poco tiempo….

Lo vi todo


Lo vi todo, cruelmente se quedara el recuerdo en mi por toda la vida, no habrá forma de sacarme esas horrorosas imagines de mi cabeza, tanta sangre, tanto terror, tanto dolor, como poder olvidarme de todo aquello, si bien me he salvado tal vez hubiese preferido ser uno más de los muertos que a ser un vivo con tales recuerdos.
¿Por qué tan cruel asesinato en masa?, ¿Qué pudieron hacer para merecer tanto?, las caras de las victimas no trasmitían odio, no parecía gente mala, no parecían ser merecedores de tan horrible maltrato, pequeños de corta edad, gente de edad avanzada, jóvenes, mujeres, un gran variado de personas para que todas reciban el mismo castigo ellos no discriminaron ni sexo, ni edad, ni salud, ni nada.
Todas las victimas atadas con sogas que se iban apretando segundo tras segundo y se notaba como la soga ahorcaba sus articulaciones poco a poco aquello debió quemar sus pieles, mientras cada a cada uno de ellos le insertaban clavos en cada dedo de ambos pies, oh tantos gritos y yo siendo otro testigo de tal masacre.
Mátenlos pedía yo en silencio, no podía soportar ver más dolor pero mis ojos no podían despegarse de aquello, muchos clavos se incrustaban en sus cuerpos, acido se tiraba sobre el ojo izquierdo de cada persona, decían los autores de tal tormento que así podían ver con un ojo lo que se merecían, pero no creo que nadie se merezca aquello.
Fueron varias horas de tortura y de maltrato, aproximadamente 3 horas. Algunos se desmayaban de dolor pero le tiraban agua para que despierten y así seguir torturándolos, se ve que los mal vivientes sabían como castigar y como hacer para que no mueran hasta que lo desearan, se veía tanta crueldad en aquellos ojos confrontando con los demás ojos que deseaban morir nada más, yo también preferiría morir que quedarme con tal recuerdo de masacre, lo peor seria ser rescatado o que los dejen vivos.

Mi dia de Furia


Hoy ha llegado mi día de furia, romperé en mil pedazos cada porción de amor de mi corazón, lo contaminaré con odio puro, y la codicia dominara todo mi cuerpo, la ambición será junto a la respiración lo más importante para mí, y quiero verte aunque sea esta vez sufrir, sufrir llena de lagrimas y que cada una te lastime profundamente, llora pequeña porque dentro de poco no te quedaran ojos por donde salgan las lagrimas, porque los sacaré, primero uno y luego el otro, así me sentiré bien, con el dolor que me has causado has vuelto en mi el odio más profundo que se crea en el corazón mismo, ese que nunca podrá curarse si no es con la acción de matar. Te degollaré pero ya no lo veras, pues ya has perdido la vista, te colgaré en algún poste de luz para que todos puedan verte, y convertiré tu cabeza en una alcancía de temor, para cada día ingresar una nueva moneda y así aliviar este odio que en mi has creado. Ya no saldrán mentiras de tu boca, ni falsas lagrimas de tus ojos, ya no me besaras, que hipócrita fuiste, pero yo seré peor que vos, y te degollaré.
Al ver tu cabeza convertida en una alcancía todos recordaran que con el amor no se juega, y menos con un loco. Morirás te he avisado, espero que al recibir esta carta te marches hacia donde no te encuentre, pero ¿sabes algo?, ya no tienes teléfono y yo estoy en tu puerta, cuando leas estas líneas, yo te estaré viendo y cuando quieras huir te encontraras con mi cuerpo, con mi odio entero, te encontraras con un hacha para degollarte y así terminar este macabro juego, de amor y odio, de pasión y mentiras, morirás!
PD: Te amo!!!